La franquicia es como ir a vivir con alguien

LA FRANQUICIA

Casi todos los seres humanos, desde que nacemos y durante un buen tiempo de nuestra vida, vivimos dentro del seno familiar o en casa con nuestros padres.

Cuando somos niños, no conocemos de los problemas, nuestro objetivo primordial es jugar y divertirnos y por añadidura gozamos de ir al colegio y de la convivencia con nuestros padres, hermanos, primos y amigos, inclusive sin repelar acatamos al 100% las reglas de la casa con tal de que nos permitan seguir divirtiéndonos, jugar y hacer lo que nos gusta.
Conforme vamos creciendo, las “reglas” que nos imponen en casa ya no son tan flexibles,  puesto que ya podemos  salir  si y solo si hacemos “x” o “y” y solo dentro de un horario, lo que crea va creciendo, ese lado ” obscuro” por decirlo de alguna manera de la rebeldía y llegamos al punto de ya no estar tan conformes.
No se diga cuando estamos en la adolescencia y  empiezan las fiestas, reuniones o salidas o bien cuando conócenos a una “niña” o “niño” que nos gusta, ya nuestras prioridades ya no son los juguetes o jugar; sino salir con los amigos o amigas o porque no decirlo con la niña o niña que nos gusta, de ahí que nos enfrentamos a otras dificultades como lo es que nos den dinero y el permiso correspondiente y es cuando empieza haber mayores desavenencias, porque nos olvidamos de respetar el horario del “permiso” que nos dieron y en algunos casos empieza la curiosidad por empezar a tomar y a fumar.
Así pasan los años, en donde la prioridad de los jóvenes es estar con sus amigos divirtiéndose y la familia ya pasa a segundo término ya  la convivencia entre padres e hijos es casi nula, dándose el fenómeno de ” los jóvenes incomprendidos ” y los “padres opresores”.
Luego ya en la universidad, donde reina la universalidad de ideas y edades, sucede que conocemos al típico amigo  que trabaja, estudia y que vive solo, quien no se cansa de perder la ocasión de decirnos que su vida es muy “cool” porque no hay quien le diga nada, con lo que gana en su trabajo vive bien, compra y sale donde quiere, se desvela, hace fiestas etc.
Lo que hace que en la psique del joven incomprendido empiece a germinar la idea osada de quererse salir de casa o “independizarse”
En su cabeza solo está la idea de salir de casa, por lo tanto se da a la tarea de buscar arduamente trabajo para “empezar” a juntar dinero para su independencia
Empieza a trabajar, pese a que en su casa no están de acuerdo porque dicen que va a descuidar la escuela y se da cuenta que ganar dinero está muy bien, porque ya no tiene que pedir dinero a papa y a mamá para salir y comprar lo que quiere, con ello se siente feliz.
Después de trabajar varios meses, ya compro muebles para su recamara,  empieza a buscar un departamento donde irse a vivir, cuando descubre que en el mejor de los casos con su presupuesto, lo máximo que puede aspirar es conseguir un cuarto en una zona no muy “romántica” lo que le produce depresión.
Una vez estando universidad, un compañero comenta que anda buscando “roomie”, para compartir un departamento “depa” en una zona aledaña a la universidad y en una zona “bien “, idea que desde luego resulta excelente porque se ajusta a el presupuesto y más que se lleva más que bien con el compañero próximo roomie.
Con lo anterior, el “joven incomprendido” piensa que el momento de poder hacer lo que quiera sin un “padre opresor ” se acerca,  e inclusive planea hacer una “pequeña ” reunión en el depa para festejar su libertad.
Muy entusiasta con la idea de la mudanza junta sus cosas y se  va  hacia su ” libertad e independencia”
Al llegar al “depa” con  una no muy grata sorpresa: el  roomie le recibe con una LISTA DE REGLAS Y CONDICIONES PARA LA SANA CONVIVENCIA,  el joven ya instalado en el “depa” se da cuenta que NO HARA LO QUE QUIERA, PORQUE SEGUIRA TENIENDO QUE OBECEDER REGLAS Y REALIZAR INCLUSIVE ACTIVIDADES DE LIMIPEZA, COCINAR  y OTRAS COSAS QUE NI EN CASA DE SU PAPAS HACÍA.
Lo mismo sucede con las FRANQUICIAS,  puesto que erróneamente los emprendedores, inversionistas próximos FRANQUICIATARIOS,  consideran que  adquirir una FRANQUICIA, les solucionara sus problemas y les dará “LIBERTAD E INDEPENDENCIA FINANCIERA”  es decir  que cubrirán sus necesidades económicas sin que para ello tenga que realizar ningún tipo de actividad y sin SEGUIR REGLAS.
Siendo el caso que en la realidad,  al adquirir una franquicia el FRANQUICIATARIO  deberá SEGUIR DIRECTRICES (REGLAS) del FRANQUICIANTE,  deberá  realizar actividades  y de trabajar  para que su unidad franquiciada sea rentable, para que funcione y que esté LIMPIA, de ahí que se pueda afirmar que una “FRANQUICIA” es como vivir con alguien puesto que siempre hay que SEGUIR REGLAS  y hacer o tomar roles en actividades y solo así en momento determinado después de un esfuerzo podrá gozar de la LIBERTAD E INDEPENDENCIA FINANCIERA

 

Últimos Artículos
FranquiciatariosMX Suscríbete a novedades y forma parte de la comunidad