La incipiente capacitación en las franquicias

LA INCIPIENTE
Los inversionistas consideran el  adquirir una franquicia, una ventaja frente a poner o montar cualquier otro negocio, ya que “aparentemente” cuando adquieres una franquicia ya no tendrás que vivir y sufrir r en carne propia la famosa “curva de aprendizaje”, puesto que las franquicias en estricto sentido son o deberían ser conceptos de negocio probados y que ya superaron la curva de aprendizaje, lo que las hace bastante atractivas.
Efectivamente si partimos de que en esencia la franquicia es que con licencia de marca exista una transmisión de Know how a través  de  capacitación o asistencia técnica, hace pensar al inversionista que quiere adquirir una franquicia ilusamente que el franquiciante con firmar un contrato de franquicia, va ser totalmente transparente, puesto que va a enseñar su negocio, la esencia de la operación, administración y darte una solución frente a una problemática que se presente y tu como futuro franquiciatario no tendrás que de ninguna manera vivir en carne propia la curva de aprendizaje de poner o montar un negocio
Desgraciadamente, la realidad es otra, ya que en muchas franquicias,  dejan de lado que “capacitar es hacer a una persona apta o capaz para una determinada cosa, es decir que a partir de la capacitación el franquiciatario debería de ser apto o capaz para operar y administrar adecuadamente su negocio fraquiciado  y sucede  lo siguiente:
  • El franquiciante al vender franquicias, lo único que le importa es capitalizarse cobrando la cuota inicial de franquicia, sin importar si las unidades franquiciadas funcionan o no, por lo que no le interesa dar una capacitación ni asistencia técnica eficiente.
  • El franquciante sabe y domina la operación y administración de su negocio; sin embargo no sabe el cómo enseñar a terceras personas lo que tanto le costó aprender, es decir el hecho de que una persona sea experta en un tema, no significa que sepa transmitir su conocimiento.
  • El franquiciante considera que solo por dar los manuales está cumpliendo con capacitar al franquiciatario, sin considerar que es como darle un libro de álgebra a un niño que apenas está cursando la primaria y se está empezando a familiarizar con las matemáticas.
  • El franquiciante cree que da  una capacitación “aparentemente” buena y completa,  puesto que fue bajada de un tutorial de YouTube.
  • Los manuales en la mayoría de los casos, son hechos por  consultores  que hacen los manuales en base a formularios o machotes, sin considerar los detalles propios de cada negocio.
  • En algunas franquicias la capacitación, no está considerada en la cuota inicial de franquicia y el franquiciatario tendrá que pagarla aparte y como en la mayoría de los casos el Franquiciatario después de adquirir e invertir en la franquicia ya no cuenta con capital, no puede sufragar o costear la capacitación
De ahí que podamos afirmar que existe en la mayoría de las franquicias una INCIPIENTE CAPACITACIÓN  y con ello difícilmente el franquicitario podrá ser capaz y apto para operar su unidad franquiciada, por lo que te exhortamos a que antes de comprar o adquirir una franquicia verifiques como es la capacitación que se te va dar, acércate a nosotros para que te asesoremos.
Últimos Artículos
FranquiciatariosMX Suscríbete a novedades y forma parte de la comunidad